15 de enero al 29 de marzo

Lo que el alma hace al cuerpo, el artista hace al pueblo

La primera exposición después de casi 50 años de la muerte de Laura Rodig, da a conocer el prolífico legado de una de las artistas chilenas más interesantes de su generación, vinculada con la vanguardia intelectual y política latinoamericana.

Fuente: Museo Nacional de Bellas Artes

Un estampazo colectivo a cargo de Ser & Gráfica será la actividad central de la apertura el miércoles 15 de enero a las 12:00. Consistirá en la impresión en serigrafía de imágenes que releen obras de Rodig, entre ellas la que diseñó para el afiche del Movimiento pro Emancipación de las Mujeres de Chile en 1936.

La muestra es el resultado de una larga investigación de la curadora MNBA Gloria Cortés, quien viene desarrollando un extenso trabajo para relevar la obra de las artistas mujeres chilenas, con quienes existe una deuda de omisión por parte de la historiografía chilena, especialmente con esta pintora, escultora, docente, ilustradora y activista chilena, que se identificó con las subalternidades femeninas, infancias y pueblos indígenas. En la investigación también se contó con el apoyo de Yocelyn Valdebenito y Francisca Marticorena.

Lo que el alma le hace al cuerpo se enmarca en el sello Mujeres Creadoras del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. Comprende obras de la Colección MNBA y piezas de otras instituciones públicas, entre las que destaca la escultura India Mexicana del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid, España), que en 1924 convirtió a la artista en la primera latinoamericana en ingresar a dicha colección.

Además, se incluyen préstamos de la Pinacoteca de la Universidad de Concepción, el Museo Regional de Magallanes, el Museo de Arte y Artesanía de Linares, el Museo Gabriela Mistral de Vicuña, el Museo de la Educación Gabriela Mistral, el Museo O'Higginiano y de Bellas Artes de Talca y el Palacio Vergara (Cerro Castillo); además del apoyo del Centro Nacional de Conservación y Restauración (CNCR).

Una gran cantidad de fotografías, documentos y publicaciones, provenientes de la Biblioteca Nacional y del Archivo Nacional, dan cuenta de diversos momentos de la vida y obra de Rodig, que se caracterizó por la precariedad tanto de los materiales como de los recursos expresivos, en un gesto político y autónomo sobre el valor del arte y sus alcances.

De esta forma, la exhibición revisa la relación de la autora con Gabriela Mistral; su conexión y trabajo en el ámbito de la educación rural y artística; su paso por Europa y México, del que surge la serie Tipos mexicanos, exhibida por última vez en 1937; y su actividad política en apoyo a la consecución de los derechos de los trabajadores, la mujer y el pueblo mapuche.

Sobre la artista

Laura Rodig Pizarro (Los Andes, 1896/1901, Santiago, 1972), ingresó a la Escuela de Bellas Artes, donde fue alumna del escultor Virginio Arias y fue acogida por la pintora Dora Puelma. Fue expulsada por su desacato a las normas académicas, pero debió ser reingresada a pedido de profesores y alumnos.

En 1916 conoció a la poeta Gabriela Mistral, con quien mantuvo una íntima relación afectiva, política y de intercambios profesionales. Además de viajar juntas por Chile ejerciendo la docencia en escuelas rurales, acompañó a Mistral a México en 1922, para trabajar en el proyecto educativo de José Vasconcelos, donde participó en el Servicio Misionero de Cultura Indígena y realizó una de sus series más famosas, Tipos mexicanos.

En 1924 se trasladó a España y expuso en la Galería Nancy, donde su obra India mexicana fue adquirida por el Museo de Arte Moderno de Madrid -hoy Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía-, convirtiéndose en la primera escultora latinoamericana en ingresar a las colecciones de esa institución, gracias a las gestiones del entonces director Mariano Benlliure.

Participó en el Salón d'Automne en París con su obra La Fuente y sus mujeres y se adjudicó la Medalla de Oro en la Exposición de Sevilla en 1929. Un año después, fue parte de la Première Exposition du Grupe Latino-Américain de París realizada en la Galería Zak, proyecto liderado por el pintor uruguayo Joaquín Torres-García y que intentó instalar en Europa una mirada decolonizadora sobre el arte latinoamericano.

En 1929 fue becada por el gobierno chileno para especializarse en Europa y a su regreso formó parte de la Asociación Chilena de Pintores y Escultores.

Su agenciamiento político lo abordó en todas las esferas de su quehacer, ya sea como militante del Partido Comunista; como simpatizante de la causa mapuche, siendo parte de los actos de la Federación Araucana en 1935; o como detractora de la dictadura de Franco en España, llevando a cabo diferentes iniciativas para ir en ayuda de las mujeres y de la infancia vulnerada en tiempos de guerra. Formó parte activa del Socorro Rojo Internacional junto a otras artistas, brindando refugio y asistencia a prisioneros políticos.

Como activista feminista, participó en las exposiciones organizadas por la Sociedad Artística Femenina entre 1914 y 1916 y en la Gran Exposición Femenina de 1927. En 1939 fue parte de la organización de Actividades Femeninas. La mujer en el progreso nacional, iniciativa del Movimiento Pro Emancipación de la Mujer Chilena (MEMCH), del que formó parte y que abogó por el derecho al aborto y la lactancia de las mujeres obreras, siendo también uno de los principales actores político-sociales que logró el voto femenino.

Rodig fue también una comprometida educadora y maestra rural, desempeñándose como profesora de dibujo y promotora de las exposiciones infantiles al interior de las instituciones museales. Trabajó como ilustradora de revistas para niños/as y novelas gráficas, fue poeta y colaboradora en la Revista de Arte y La Mujer Nueva. Fue docente de Artes Aplicadas en la Universidad de Chile y fundadora del área de Educación en el Museo Nacional de Bellas Artes en 1966, donde trabajó hasta sus últimos días.

Su actividad artística es, en consecuencia, una toma de postura ante su devenir político y que se resume en el mensaje que le envía a Gabriela Mistral en 1945, luego que la poeta recibiera el Premio Nobel de Literatura: "Lo que el alma hace por su cuerpo es lo que el artista hace por su pueblo", frase que luego formará parte de su epitafio en Montegrande.

Recursos adicionales

Materias: Artes visuales - Educación - Escultura - Historia del Arte - Inauguración - Pintura
Palabras clave: feminismo - escultura - arte - Gabriela Mistral - MEMCH - Laura Rodig - mujeres creadoras
readspeaker