ANGÉLICA PÉREZ GERMAIN (1995-2010) TEMPLO DE POLVO

Detalle. Accion Teati. Casa Poli, 2008

HALL CENTRAL: LOS PROCESOS PARTICIPATIVOS, LA SANACIÓN Y LA TRANSFORMACIÓN

El trabajo de Angélica Pérez "se orientó hacia la dimensión del arte como una vía para el crecimiento personal, que convirtió en ofrecimientos públicos de transformación, tanto del cuerpo como del espíritu. En cada proyecto había logrado establecer nexos entre arte, vida y sanación. En sus distintas experiencias y obras se reconoce la presencia del té, desde su dimensión física, política, hasta la dimensión simbólica y religiosa del mismo. De este modo, la veremos en los distintos itinerarios donde el té en tanto proceso de 'producción', de origen vegetal y cultural, la llevó a recorrer varios países y culturas, siendo fundamentales sus viajes al Japón en el año 2001 y a la India en los primeros meses del 2009, para conocer de cerca los 'procesos vitales' del té, desde su recolección hasta su conversión en polvo alimenticio", explica Teresa Blanch.

Las primeras experiencias de Angélica Pérez relacionadas con el té, se producen a raíz de sus investigaciones sociales en las poblaciones del sector Sur de Santiago de Chile a principios de los años 90. A partir del té la artista desarrolló acciones de arte participativas y rituales colectivos, que fueron presentados ante públicos de culturas diversas. Así, desde 1999 realizó performances en varios países: Senigallia (Italia), Kyoto (Japón) y distintas ciudades de Chile (Temuco, Concepción, Santiago de Chile y Coquimbo) a las que hizo llegar su proyecto itinerante Nihonchiri. El té en ruta (2002-2010), acciones en las que invitaba a participar a los asistentes.
Angélica Pérez se centró en el té por su carácter cotidiano, ínfimo y común en varias culturas y lo concibió como un material de gran potencial curativo y espiritual del que "extrajo posibilidades energéticas nuevas para una posible transustanciación del hombre en pro de una liberación de ataduras, constricciones y dolores vitales", explica la curadora.

Como culminación de estas acciones rituales la artista ideó para el Hall Central del MNBA la instalación Chiri Rangoli (Mandala de mujer), que ha podido ser recreada gracias a sus precisas indicaciones, diagramas y foto-montajes. El montaje contempla té procesado, té matcha y cenizas, formando círculos, sobre los que la artista propone por primera vez un "caminar circular", para mezclar los elementos que constituyen este "Templo de polvo", planeado como "forma de purificación y desactivación de los lastres no deseados y de las marcas improcedentes y negativas de la vida. Un medio para reiniciar otras vidas", acota Blanch.

La acción será realizada por un grupo de personas y, posteriormente, se desarmará para su expansión sobre el río Mapocho el 7 de enero a las 10:00 horas, tal como lo planeó Angélica Pérez, para quien esta acción correspondía a un circuito regenerador que va de la naturaleza al hombre y, de nuevo, al medio natural. "Un ciclo de fusiones y transformaciones del que la condición humana saldrá impregnada y reconfortada", finaliza la curadora.

SALÓN JOSÉ MIGUEL BLANCO: ESPACIO DE OBSERVACIÓN: EL CUERPO DEL TÉ Y PERFORMATIVIDAD

En esta sección se podrá comprender el alcance intelectual, físico y mental de la interacción con el té, que se encarnó en la artista como un doble de su propio cuerpo y que metafóricamente comparó con el transcurrir de la existencia humana. En este aspecto Angélica Pérez elaboró un amplio trabajo artístico que transitaba entre lo íntimo y lo social, entre lo procesual y la acción, entre lo alimentario y lo espiritual, entre la vida cotidiana y el despojo. Al respecto escribió un manifiesto sobre el té llamado TE MÍO.

En la segunda mitad de los años noventa, la artista exploró las posibilidades esculto-pictóricas del té. Utilizó sus tintes y organizó articulaciones geométricas e informes a partir de la propia bolsa de té, usada o sin usar. Su primera acción privada Sumergir, la realizó en Barcelona (2000) con un vestido de bolsas de té. Esta experiencia derivó en la realización del ritual, para ella el mejor medio para que el arte se conecte con la vida, sin materialidades superfluas, con el fin de inducir cambios y reparaciones.

Angélica Pérez necesitó años de preparación corporal para elaborar una personal semi-danza, con la que buscó una mayor compenetración con el té. Este ritual era para ella un inductor de transformación y sanación ofrecidas a la conciencia del otro. Estas performances siempre las realizó vestida de blanco, como forma de neutralizar otros referentes.

Teresa Blanch escribió el texto Ofrecimientos para la liberación desde el corazón de la materia. Los críticos e historiadores chilenos Claudio Rolle; José Quintanilla y Sara Dicenta; Flu Voionmaa y Patricio M. Zárate, aportan también escritos teóricos inéditos sobre diferentes aspectos de la obra de Angélica Pérez. Éstos pueden ser consultados por los visitantes en mesas de lectura.

Para esta exhibición se realizaron dos documentos audiovisuales inéditos, dirigidos por la curadora: Esquemas para un ideario. Libretas de dibujos y anotaciones, 1997-2010. Una extensa selección de dibujos de la artista, con poéticas imágenes mentales y textos gráficos; y Angélica Pérez - Templo de polvo. Entre el pensamiento y la acción performática (2000-2010). Recopilación de registros fotográficos y fílmicos de las diferentes acciones (privadas y públicas) que Angélica Pérez realizó a lo largo de una década, que fueron puestos en relación con archivos visuales de su visión sobre la vegetación, los residuos, lo alimenticio, lo cotidiano y la gestualidad de manos, ojos y pies en el cuerpo propio y de los otros, que la artista realizó en sus viajes. El video finaliza con un pequeño video-documento en el que se escucha a la artista mientras realiza una acción.

TRAYECTORIA DE ANGÉLICA PÉREZ GERMAIN

Bakersfield, California EEUU, 9 de agosto 1972 - Isla Robinson Crusoe, Archipiélago de San Fernández, Chile, 27 febrero de 2010.

Obtuvo una Licenciatura en Historia y otra en Estética en la P. Universidad Católica. Cursó un Magister en Bellas Artes (DEA) en la Universidad de Barcelona (2000-2001). Realizó Tesis Doctoral por la Universidad de Barcelona, (2002-2007).

Entre sus principales exposiciones individuales cabe destacar Paisaje de la Virtud, Centre Cívic Convent de Sant Agustí, Barcelona, España (1999-2000); Tepuro, Centro de Extensión U.C, Santiago, Chile (2001); Acción Sumergir, Barcelona, (2001); Hitonocha, Kyoto Art Center, Kyoto, Japón (2002); Tacte, Galería de Arte Patricia Ready, Santiago, Chile (2005); Acción Ceremonia con Té (20 de abril de 2005); Performance Suriashi, Hall Pinacoteca, Universidad de Concepción, Chile, 27 marzo (2008); Performance Teati, Casa Poli, Coliumo, Concepción, Chile (2008); Nihonchiri. El Té en Ruta, presentada en Japón (2002), Sala de Arte Universidad Católica de Temuco (2007), Pinacoteca de la Universidad de Concepción (2008); Centro Cultural de España, Santiago, Chile (2008); Galería ChileArte, Coquimbo, Chile (2009-2010).

Entre las exposiciones colectivas más importantes figuran Mirada en Viaje, Centre D'Art Santa Mónica, Barcelona, España (2001); Arte Viva, Senigallia, Italia (2001). Acción Curación de la mirada (2001); ARCO, espacio de la Universidad de Barcelona. Madrid, España (2002); Centro de Arte Cecilia Palma. Santiago, Chile (2004); Chilean Art Crossing Borders, artistas chilenos por Europa del Este y Asia (2005 -2007).

Angélica Pérez fue investigadora en la exposición y edición del catálogo del pintor chileno Agustín Abarca, realizada en el MNBA (1996-1997). Entre los años 2005 y hasta febrero de 2010 fue curadora y asistente de dirección del MNBA, período en el que tuvo una labor destacada en diversas iniciativas como la gestión de sus exposiciones itinerantes y la gestación del proyecto de televisión on-line Arte sin Muros y del Archivo Audiovisual del MNBA, que hoy lleva su nombre. Fue curadora y artista participante de la exposición Menú de Hoy. Comida Lenta: Arte y Alimento en Chile en las salas del MNBA en los Mall Plaza Vespucio, Mall Plaza Norte de Santiago y el Trébol de Concepción (2007); y co-curadora de la exposición Exijo un Explicación. 200 años de narración gráfica en Chile, (2008-2009) y curadora de la sección La mirada en reposo. Objeto cotidiano de la muestra Centenario del MNBA (2009).

Contenido relacionado

Recursos adicionales

Materias: Artes visuales
readspeaker